sexuales

Algo de historia sobre los juguetes

No es sorprendente que estas creencias dejaran a un número enorme de mujeres sexualmente frustradas. Se quejaron a los médicos de ansiedad, insomnio, irritabilidad, nerviosismo, fantasías eróticas, sensación de pesadez en la parte inferior del abdomen y humedad entre las piernas. Este síndrome se conoce como “histeria”, del griego para útero.

Las quejas documentadas de histeria femenina se remontan al siglo XIII. Los médicos de esa época entendieron. Desafortunadamente, eso probablemente no ayudó a muchas esposas, porque la investigación moderna sobre la sexualidad muestra claramente que solo alrededor del 25 por ciento de las mujeres experimentan orgasmos consistentemente durante el coito. 

Tres cuartas partes de lra la histeria no aliviada por la lujuria del marido, y para las n el siglo XVI, los médicos dijeron a los histéricos casados ​​que fomentaran la lujuriargasmo. Pero montar a caballo proporcionó poco alivio a muchas mujeres, y en el siglo XVII, los consoladores viudas, y para las mujeres solteras y casadas infelizmente, los médicos aconsejaban montar a caballo, lo que, para algunos, p

roporcionabas mujdieron de sus meres necesitan estimulación directa del clítoris, y la mayoría de las relaciones sexuales no proporcionan mucho. La suficiente estimulación del clítoris para desencadenar el o que las mujeres tenían libido y les aconsejaron que aliviaran su frustración sexual con consoladores. Eran una opción menos, porque los árbitros de la decencia habían logrado demonizar la masturbación como “auto-abuso”.

Los genitales de la mujer y luego los masajearon con uno o dos dedos por dentro y presionando la palma de la mano contra el clítoris no confiable y socialmente aceptable. Los médicos o parteras aplicaron aceite vegetal a lores eran incapaces de tener sentimientos sexuales, por lo que no podían experimentar.

Con este tipo de masaje, las mujeres tienen orgasmos y experimentan un alivio repentino y dramático de la histeria. Pero los médicos no llamaron orgasmos a los clímax de las mujeres. Los llamaron “paroxismos” porque todos sabían que las mujeres Afortunadamente, apareció un tratamiento para el orgasmo.

A principios del siglo XIX, la rendición financiera para muchos médicos. En ese momento, el público tenía más personas de las que ayudó. Pero gracias al masaje genital, la histeria fue una de las pocas condiciones que los médicos pudieron tratar con éxito, y produjo un gran número de mujeres agradecidas ía a los médicos con tropismo asistido por médicos estaba firmemente arraigado en Europa y Estados Uni Ver una tremenda desconfianza. 

La medicina era, en lo mejor , pagar un tratamiento adicional. Para más info dos, y resultó formación sobre el tratamiento mejor de los casos, primitiva. La mayoría de los médicos no tenían formación científica. Y su tratamiento estándar, el sangrado, mató a aquellos que regresaron fiel y regularmente, ansiosos por la histeria en el siglo XIX, lea The Road to Wellville por T.C. Boyle o ver la película.

Desafortunadamente para los médicos, el tratamiento de la histeria tuvo un inconveniente: dedos y manos alo XIX, los médicos lamentaban que el tratamiento de los histéricos pusiera a prueba su resistencia física. La fatiga crónica de las manos significaba que algunos médicos tenían problemas para mantenerse doloridos y acalambrados por todo ese masaje. En revistas médicas de principios del sigener el tratamiento el tiempo suficiente para producir el resultado deseado (y lucrativo).

Siendo la necesidad de la invención, los médicos comenzaron a experimentar con sustitutos mecánicos para sus manos. Probaron una serie de artilugios de masaje genital, entre ellos, los dispositivos accionados por agua (los precursores de los dispositivos de masaje de ducha actuales) y los consoladores densidad la madre bombeo impulsados ​​por vapor. Pero las máquinas eran engorrosas, desordenadas, a menudo poco fiables y, a veces, peligrosas.

Luego, a fines del siglo XIX, la electrónica de una década antes de la invención de la plancha eléctrica y la aspiradora, un emprendedor médico inglés, el Dr. Joseph Mortimer Granville, patentó el vibrador electromecánico.

idad ingresó a los hogares estadou frecuencia que deseaban las mujeres. A principios del siglo XX, los médicos pedrenses y aparecieron los primeros electrodomésticos: el ventilador eléctrico, la tostadora, la tetera y la máquina de coser. En 1880, los vibradores, tanto enchufables como luego cedieron el monopolio del unión baterías, fueron un éxito inmediato. Producían paroxismo de forma rápida, segura, fiable y con la f tratamiento de la histeria cuando las mujeres comenzaron a comprar los dispositivos para sí mismas, gracias a los anuncios en revistas femeninas populares, entre ellas: Needlecraft, Woman’s Home Companion y Sears and Roebuck Catalog, el Amazon de esa época. com.

Sin embargo, para hackeados “masajeadores personales” (y todavía se encuentran en algunos catálogos en la actualidad). Pervibradores fueran socialmente aceptables, se disfrazó de su verdadero propósito. Fueron los “masajeó las mujeres exigentes y los redactores publicitarios sabían muy bien de qué se trataba que los dolores”. Un anuncio de 1903 en el Catálogo Sears promocionaba un masajeador popular como “un compañero encantador”. . . todos los placeres de la juventud. . . palpitaba dentro de ti … “

La electricidad les dio a las mujeres vibradores domésticos, pero en unas pocas décadas, la electricidad casi se las qos dispositivos de su disfraz y rápidamente los hizo socialmente inaceptables. Los anuncios de vibradores desaparecieron de los medios de comunicación de consumo, y los vibradores eran muy difíciles uita. Las películas se inventaron en 1890 y, en 1891, se filmaba pornografía. Durante la década de 1920, los vibradores comenzaron a aparecer en las películas de ciervos, lo que despojó á los de encontrar hasta bien entrada la década de 1970. Eso cambió cuando surgió el feminismo justo cuando Hitachi presentó su Varita Mágica, que sigue siendo el vibrador más popular del mundo.

Hoy en día, hay docenas de modes poseen al menos un vibrador, muchas poseen varios y aproximadamente la mitad de los propietarios de vibradores los usan en el sexo en pareja. Y piense, todo se lo debemos a la fatiga del médico. los disponibles: modelos de viaje (balas) enchufables, a batería, a prueba de agua, grandes, pequeños y minúsculos. Un tercio de las mujeres estadounidenses adulta

Los que no pueden faltar para los juegos

Notará muy rápidamente que se ve casi eyaculo y te horrorizas, aunque tu mente aún no haya resuelto completamente de alguna manera. Y tendrías razón. Estarías en lo cierto.

¿Asura, giras esa venue es eso? ¿Esperas más de mí? Bueno, ya que insistes, sí, pasas la parte redonda por encima de tu batosa hacia atrás y luego el enganche entra en tu hiney. Presumiblemente, todo esto sucede en la logística. Solo sabes exactamente como un enganche de remolque. Y luego pensarás de qué trata este artículo: un juguete sexual de enganche de remolque probablemente esté hecho mientras estás consciente y no en una película de Eli Roth.

Esta cosa

A primera vista, la forma  termina ahí. Lea la descripcion que tu culo cavernoso y despiadado siempre destruye los tapones anales? parece ser poco más que la encarnación de goma de las pesadillas y el ano fru erma tiki. ¿Quién no se excitaría con tal cosa? La respuesta es “todos”. Todo el mundo debería estar en el Pokémon que tiene un pene por cola. No hagas eso.

Enchufe / cabezal de ducha permanente

¿Cansado de lanzar moldeado en disgustado por esto, porque es asqueroso? Seriamente. Sería como follar con un peres quittent una manera, también puedes hacer uso de esta cosa aterradora que fue modelada deliberada inuación, puede conectar una manguera de ducha para limpiarse y posiblemente sonaje No lo somos todos? Afortunadamente, este enchufe de aluminio está diseñado para resistir su trabajo, pero ni siquieraón y aprenderá dos hechos horriuede explotar su intar el centro y, mediante una serie de curiSi esto no te divierte de ningnte a partir de un dispositivo de tortura medieval:osas contracciones musculares, atravesar esta cosa. 2. A edibles: 1. Por.

Latex Vac Bed

Lo más cercano. Final Fabricantes de juguetes sexuales son responsables, recomiendan asegurarse de que la persona que estarás de estar congelado en carbonita como Han Solo mientras Boba Fett mira y se masturba, esta cente, la emoción sexual de ser una chuleta de cerdo de supermercado puede ser tuya.

Debido a que lo famoso es aspirar a cama con dos sábanas de látex grueso que se pueden sellar al vacío a tu alrededor en la cama pueda rentes de sellarlos, porque morirán si no lo hace.

Capucha de conejo

No sé qué fetiche sexual es el tipo de mierda que hace que la gente de Florida salga en las noticias. Pero si estás de humor para disfraz presenta esto, más allá de un enamoramiento malsano con los conejitos, que estar a algunos personajes en tu imitación de Saw, o hacer que la gente salga a travesuras.

Cita divertida del sitio web: temprano de tu cena, puede ser algo de usos múltiples. Apuesto a que el interior siempre huele a lágrimas y está capucha con cara de animal está hecha a mano con cuero de primera calidad por costureras altamente calificadas.

Himen artificial

Leí la descripción de esto unas tres locura y de eso seguidas. Es como ver esa escena en Ghost Rider 2 cuando Nick Cage está conduciendo su motocicleta y tratando de luchar para convertirse en el Ghost Rider: simplemente te aturde con su l repente estás cautivado.

Si no puede distinguir el tapón vaginal de celulosa que se disolverá rápidamente y te dejará hermético una vez que esto que dificulta la entré en su lugar. Además, te permite saber que si actúas tímido y te colocas en una posición guirlo por la caja de madera, es un himen falso. El inglés roto en el sitio me asegura que se trata de una esperada del hombre, realmente venderás la mentira. Y le pusieron el nombre de Juana de Arco. Así que ahí está.

Lanzamiento de anillo anal

0 fue algo como esto: “Hola, chicos, ¿cansados ​​de todos esos viejos y aburridos juegos de fiesta? ¿Ponerle la cola al burro te pone nervioso? ¿Es espantoso buscar manzanas a la entrada que sentimos que no podíamos mostrarte en ningún formato no ilustrado, tanto porque las imágenes son d

Y finalmente llegamos haciendo esto en Gladstone. Me gusta imaginar que el argumento de venta en el comercial de juguetes de los 8 es demasiado horrible como porque pensé que todos preferirían ver a mi robot de fie? ¿Dardos de césped que te dan pedos largos? ¡Ese último no tenía sentido, y no es necesario, gracias al lanzamiento del anillo anal! Simplemente mete la varilla de plástico en el trasero de otra persona y arroja anillos. Eso es, literalmente, todo el punto ¡De esta cosa! ¡Lanzar anillos a una varilla de plástico atascada en el trasero de otra persona! ¡Consigue el tuyo hoy! “

La mayoría de la gente piensa inmediatamente en el placer sexual de la mujer. Y no es de extrañar: se estima que un tercio de las mujeres estadounidenses adultas ahora poseen al menos una.Al mencionar los vibradores, la estimulación del clítoris con vibradores produce orgasmos de forma fiable incluso en mujeres que tienen dificultades para experimentarlos de otras formas. Y las mujeres que usan vibradores informan constantemente una mejora sexual tanto en el sexo en solitario como en el de pareja.

Pero, irónicamente, el placer sexual del del de “histeria”, una enfermedad vagamente definida fácilmente reconocible hoy como frustración sexual. Las mujeres eran lo más alejado de las mentes de los médicos que inventaron los vibradores hace casi dos siglos. Estaban interesados ​​en un dispositivo que les ahorrará trabajo para evitarles la fatiga que desarrollaron dando pajas a un flujo constante de mujeres del siglo XIX que sufrían  ahí cuelga una historia extraña que proporciona una visión peculiar tanto de la historia de los juguetes sexuales como de las nociones culturales sobre la sexualidad de las mujeres.

No experimentaban placer ni deseo sexual. Creían que las mujeres eran simplemente receptáculos carnosos paraHasta el siglo XX, los hombres estadounidenses y europeos, incluidos los médicos, creían que las mujeres no e la lujuria masculina y que las relaciones sexuales que culminaban en la eyaculación masculina satisfacían las necesidades eróticas de las mujeres. Se socializó a las mujeres para que creyeran que las “damas” no tenían deseo sexual y que ese deber les exigía que soportaran el sexo para mantener felices a sus maridos y tener hijos.